AMO - Pro Bienestar Animal | Perros y gatos sí pueden ser amigos: 10 consejos para lograrlo
1133
post-template-default,single,single-post,postid-1133,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

Perros y gatos sí pueden ser amigos: 10 consejos para lograrlo

Cuando se trata de mezclar estas dos especies bajo un mismo techo, surjen muchísimas dudas, miedos y creencias erróneas por parte de los propietarios. Existe tanto prejuicio sobre su convivencia, que hasta existe el dicho: “se llevan como perros y gatos”. Lo cierto es que, con una adecuada socialización, paciencia y manejo del entorno, estos dos amigos peludos – a pesar de sus grandes diferencias – pueden llegar a tener una gran relación.

En esta entrada te daremos 10 consejos prácticos para lograr una buena relación entre perros y gatos.

  1. ¡Tené paciencia! Tenés que saber de antemano que la presentación entre perros y gatos debe ser paulatina y cuidadosa para que no se hagan daño y ninguno sufra un trauma psicológico. Son dos especies muy distintas y tendrás que respetar mucho las características propias de cada una: los perros son más sociales y curiosos, mientras los felinos más precavidos y solitarios.

 

  1. Tomá en cuenta la personalidad y comportamiento de tu perro. Observá su conducta y valorá aspectos como su curiosidad, timidez, paciencia y tolerancia. Descartá la idea de llevar un gatito a casa, si tu perro muestra conductas predatorias cuando ve un felino. De hecho, la clave del éxito para una buena relación perro-gato, será que tu perro haya pasado por un buen proceso de socialización.

 

  1. Adoptá el gatito ideal. Adoptar un gatito jóven (entre 3 y 6 meses) te facilitará el proceso, pues estará atravesando su periodo de socialización, y será más adaptable y receptivo. Sin embargo, también podés buscar un gato adulto con una personalidad amigable, tranquila y amorosa. En general, tomate un tiempo para conocer la historia del felino antes de llevarlo a casa.

Fuente: https://wallpapercave.com

  1. Gatificá tu hogar y prapará una habitación (zona segura) para el gato. Tomá encuenta que llegar a un nuevo hogar puede ser una experiencia aterradora para un gatito, así que tendrás que ayudarle a saber que llegó a un lugar seguro. Prepará una habitación de la casa exclusivamente para el felino, adonde suplás todas sus necesidades, como arena, comida, juguetes, mucho amor y atención. También podés usar feromonas para reducir el miedo y la ansiedad (de venta en ciertas veterinarias). Para otros tips sobre cómo mejorar tu hogar, visitá nuestra entrada anterior “Gatos de interior, ¿cómo lograrlo?”. Durante al menos una semana, mantené al gatito encerrado en esa habitación. Verás cómo su curiosisdad aumenta día a día, ¡eso es un buen signo!

 

  1. Antes de su primer encuentro visual… Durante la semana (o más) que el gatito esté encerrado en esa habitación, podés dejar que los animales se huelan a través de la puerta, pero no los juntes todavía. De hecho, es buena idea presentarles los olores de el uno al otro, por ejemplo, intercambiando las mantitas dedormir entre ambos animales. Esto te ayudará a adaptarlos a su olor y lograr su reconocimiento y asociación de manera gentil.

 

Fuente: https://es.wikihow.com

 

  1. Propiciá un buen primer encuentro. ¡Esto es vital! Para ello, necesitarás adecuar el entorno en el que se llevará a cabo el inicio de una gran amistad.
    • Respetá los espacios favoritos de tu can. No liberés al gato ahí por el momento.
    • Prepará un espacio neutro, tranquilo, espacioso y seguro para ambos animales.
    • Asegurá que hayan estantes o sitios adonde el gato pueda huir, si llegara a sentirse inseguro.
    • Llevá a tu perro a hacer ejercicio antes para que esté cansado.
    • No cojás al gato en brazos, podría aruñarte gravemente.
    • Es buena idea mantener al perro con correa, para controlarlo más fácilmente.
    • Permití exploren a su ritmo, bríndales espacio para hacer cosas propias de sus especie y no los abrumés.
    • Si se muestra ariscos, no te preocupés, es normal. Quizás ocupen un poquito más de tiempo para adaptarse.

 

  1. Vigilá sus primeros encuentros. A partir de ese momento, tu deber de vigilante deberá permanecer las primeras semanas. Entre tanto ambos animales se acostumbren, evita en la medida de lo posible dejarlos sin supervisión para evitar problemas.

Fuente: https://www.thesprucepets.com

  1. Recompensá los comportamientos adecuados. Cualquier comportamiento positivo que surja entre ambos animales debe ser recompensado con treats, premios, caricias o tonos de voz cálidos. Esto ayudará a reforzar y mantener esas conductas. Evitá los castigos y regaños innecesarios.

 

  1. Dejá que ellos hagan sus propias reglas. Naturalmente, tu perro y tu gato se adecuarán según sus comportamientos y necesidades. No propiciés que hayan disputas por alimento, juegos o recursos, así que siempre ofreceles comida en sitios separados, tené suficientes juguetes en casa y procurá brindar el mismo trato amoroso.

 

  1. ¿Ya mencioné paciencia? Recordá siempre ser paciente y consistente, este periodo de habituación y amistad que no es para nada exacto, cada animal tiene su ritmo y forma de reaccionar.

Fuente: https://www.istockphoto.com/

Espero te sirvan estos consejos para lograr una buena convivencia entre perros y gatos. Animate y decubrí el amor que nos brindan estos dos pequeñines juntos en nuestra casa. Si tenés dudas, contactá a tu médico veterinario de confianza o a un adiestrador canino para una mejor atención.

 

¡Contanos cómo te va!

 

Atentamente,

Nati

Nathalia Granados es estudiante de la carrera de Enfermería Veterinaria en la Universidad Neotropical. No sólo es amante de los animales, sino una apasionada por la educación de propietarios y la tenencia responsable de mascotas. Nati es asistente y colaboradora activa de AMO.