AMO - Pro Bienestar Animal | [ Olfate-ando ] San Gerardo de Dota
1112
post-template-default,single,single-post,postid-1112,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

[ Olfate-ando ] San Gerardo de Dota

¡Hola olfateadores!

Como aventura inaugural vamos a contarles de nuestra visita a San Gerardo de Dota, un lugar de paredes verdes llenas de vegetación y una paz y tranquilidad difícil de describir. ¿Doggy Friendly? Aunque los hoteles de la zona todavía no aplican el término, Mel, Zorro y Panda lo disfrutaron mil.

¿Hospedaje Pet Friendly en la zona?

El plan fue quedarnos un par de noches en la zona y cuando estuvimos buscando opciones de hotel, no encontramos ninguno que se manifestara pet friendly. Incluso el sitio web de Valle Quetzal, el hotel donde nos quedamos, decía que no aceptaba mascotas. Si se topan con esto, les recomendamos que llamen y hagan double check (y de paso cuéntenos). Varios hoteles nos dijeron no, pero ese dijo que sí; les contamos un poco sobre la manada, les pasamos una foto y lista la reserva.

¡Go! San Gerado ¡Go!

La manejada hasta Valle Quetzal fue como de 2 horas y media, los perrillos la pasaron tranquilos y paramos una vez para que se estiraran un poquitoPara detalles humanoides como cómo llegar, les recomendamos visitar la entrada de Que Buen Lugar al respecto aquí.

Al llegar… un chuzo de lugar, nos dieron la cabaña 4: metida unos 150 m entre el bosque, dos pisos, full equipada y completamente cerrada, hay que sacar a los bichillos al baño. Con espacio de sobra para acomadar 3 camas para perro.

En el hotel hay bastante lugar por donde caminar, eso si, de bajada y de subida. La primer aventurilla fue salir de la cabaña y caminar unos 200 metros bajando hasta un río, ahí los bichillos se metieron al agua y se revolcaron en las hojas, todo súper lindo. En el camino de vuelta, a Panda la gordis le costó mucho subir, tocó ir al ritmo de ella. Mel, todo lo contrario, disfrutando mucho todo el espacio para correr. Zorrito subió en brazos (recuerden que él tenía un problema del corazón y tenía prohibido hacer mucho ejercicio).


La caminadota y la catarata

La catarata está en lo más profundo de San Gerardo, pasando el Hotel Savegre. Hay que llegar hasta un portón medio escondido a mano izquierda. Nosotros parqueamos al puro frente y bajamos a la manada del carro.

El trayecto normalmente es de 5 km (ida y vuelta), sin embargo el camino estaba cortado a la mitad por un cartel que dice “peligro, camino en mal estado”. Por lo tanto estimamos que por ahora debe ser un tramo de unos 2,5 km (ida y vuelta). Es un buena caminada para cualquier perro, ojo al ritmo del bichillo y al riesgo de golpe calor. Dato random: hay que gente sigue más allá del rótulo, si lo hacen tengan cuidado y ahí nos cuentan cómo les va – no lo recomendamos, ignorar un letrero de peligro, jamás va a ser buena idea. Además, nunca expongan a sus mascotas sólo porque ustedes quieren tomar el riesgo.

Podemos dividir el trayecto a la catarata en dos: un trillo natural y selvático, y otro con estructuras de metal en el piso. La primera parte es sencilla y agradable, apta para cualquier perrito. El camino es en su mayoría recto, con una que otra subida o bajada rocosa, pero nada tremendamente complicado.

Como les mencionamos antes, justo después del puente metálico y la roca gigante (cuando inicia el sendero de metal), el camino está cerrado por mal estado. Hicimos caso y no continuamos, sobre todo porque con sólo 3 metros de caminata para llegar a la piedra, a Mel se le metió una uña en el cedazo y habían huecos en el piso adonde cabía Panda y como tres Zorritos.

Esa parte la pasamos con ellos alzados y los amarramos un poquito más allá del puente para poder bajar nosotros a conocer debajo de la piedra. ¡Eso es un must para ustedes humanoides! Sin embargo, al menos que su perrito sea grande y ágil, no lo dejen suelto en esta zona. Las piedras son grandes, resbalosas y peligran en muchos sentidos.

Los dos pequeñitos ni hicieron el esfuerzo de bajar, pero Mel sí se mostró apuntado, así que lo bajamos en brazos. Hasta pasó debajo de la piedra y se mojó todo con la catarata que se ve desde ese punto, pero apenas tomamos la foto, se fue probablemente un poco aturdido por el ruido. No 

Una vez que terminamos ese trayecto, nos detuvimos un ratito para merendar algo (ellos incluídos) y luego emprender nuestro viaje de regreso. 

No olvidar

  • Agua fresca y abundante.
  • Correa, más pechera o collar. 
  • Treats para merendar y recargar las pilas: recuerden que deben ser premios con baja grasa, por ejemplo trozos de manzana, zanahoria o banano. No abusés, no queremos causarle una indigestión.
  • Carrier para Zorrito: como les hemos contado, Zorrito tenía problemas cardiacos y por lo tanto, no podía caminar distancias largas, por más sencillo que fuera el trayecto. Así que lo dejamos explorar los primeros 500 metros y luego lo alzamos y lo andubimos en un carrier especial que permitía que fuera viendo pero no hiciera ejercicio. Es una buena opción para llevar las manos libres y él pareció disfrutarlo bastante.

Cuidados

  • Estén atentos a signos de cansancio excesivo (jadeo intenso, respiración dificultosa, torpeza para caminar) y respetá cuando quiera descansar. ¡Andá a su ritmo!
  • Eviten las horas más calientes. A pesar de que durante la mayoría del trayecto no pega el sol directo, es recomendable ir temprano o en la tarde para que el clima esté más fresco.
  • No a todos los turistas les va a gustar interactuar con tu mascota. Llevá a mano la correa para controlarlo en momentos que sea necesario.
  • Déjenlos reposar el resto del día. Tras esta caminata se merecerán un descansote.

Otros tips

  • Terminen el paseo o el día con una bebida con electrolitos al terminar la caminata, por ejemplo Electrolítico Pet o Hidrocan. Esto evitará que sufra arrotonamiento o dolor muscular al día siguiente… Sí, ¡ellos también se arratonan!

Nos cuentan si se van a Olfatear San Gerardo.

Hasta entonces, y con ganas de volver a ese paraíso,

Sofi ❤️ Checho